Mini Mundo Oboe - Música, oboe, educación y otras cosas sin importancia

Be water my ¡Silent Night!

by andresparada 0 Comments

Sí, hoy me ha venido a la memoria cierto anuncio que popularizó la frase de Bruce Lee.Y es que no hay nada más bonito que ver pasar un poco de magia en el aula y tener la suerte de no dejarla escapar.
Un alumno y su hermanita pequeña me han regalado un mini-arbolito de navidad luminoso, para decorar la clase. Ha sido un detalle muy bonito y lo hemos puesto encima del equipo de música para que nos acompañe.

ledTree
El caso es que la siguiente clase era para compañeras y compañeros de 12 años. Tenía preparada una sesión sobre el balanceo, la variación y la transposición. He dejado a los dos alumnos preparando sus instrumentos mientras iba a hacer unas copias y al volver a entrar en clase me he encontrado con algo precioso: habían apagado la luz y encendido el árbol, y estaban en absoluto silencio.
Luces apagadas, el árbol luminoso cambiando de colores y silencio; el ambiente me ha parecido tan bonito que me he dirigido al piano y he comenzado Leer más…

Strauss, si quieres vuelves…

En 1945 John de Lancie, un joven soldado americano, conoció en Alemania al gran Richard Strauss (no, no es el de los valses)

Bueno, en realidad no era un soldado cualquiera, era un excelente oboísta, ¡y encima con enchufe! Había tocado bajo la batuta de Reiner, afamado director de la orquesta de Pittsburgh, especialista en la música de Strauss y viejo amigo del gran compositor. Con una carta de presentación así es normal que De Lancie se hiciera casi uno más de la casa por unos días, haciendo amistad con toda la familia.

El caso es que en una de estas profundas conversaciones que los grandes compositores tienen con sus admiradores, De Lancie comentó a Strauss lo bien que cuidaba las melodías del oboe en sus piezas, y le preguntó que si alguna vez se había planteado escribir un concierto para Leer más…

Vivaldi y un par de palos

by andresparada 0 Comments

¿Queréis trabajar un poco de Vivaldi en clase de oboe? ¿Qué os parece, por ejemplo, el concierto en La m RV 461?. Os lo recomiendo encarecidamente, es una pieza que gusta mucho al alumnado de los últimos cursos de enseñanzas profesionales. A mí también, no os creáis.

Pues bien, pongámonos manos a la obra con la pieza. Después de calentar un poco con algunas escalas o improvisaciones los tonos y ritmos principales de la pieza, podemos invitar a la alumna o alumno a que toque el primer movimiento. Incluso podemos acompañar al oboe o al piano para Leer más…

¿Para qué calentamos?

training-261179_640

¿Qué os parece la pregunta, muy tonta?

Está claro, calentamos para que el instrumento esté bien afinado, si está frío se queda bajo de afinación y…

— ¡Ejem!

Seamos serios, la diferencia de afinación entre un oboe con la madera más fría y ese mismo oboe con la madera caliente es mínima. Tampoco es que sea muy normal tocar nuestro instrumento en mitad del polo sur, como para crear una diferencia abismal de temperatura entre el aire interior del tubo y el exterior.

No, es que evitamos que la madera del instrumento se raje al no comenzar a tocar directamente…

¿Qué pasa, que calentar no cuenta para el instrumento como tocar? Estamos tocando una Leer más…