Mini Mundo Oboe - Música, oboe, educación y otras cosas sin importancia

Cuatro oboes y un compás

four-28325_640

Como título de una “peli” no está mal, ¿verdad?
En realidad es una pequeña actividad que hago en clase para trabajar el compás de 4/4.

En nuestro conservatorio tenemos la enorme fortuna de tener a disposición del alumnado instrumentos tan especiales como el oboe de amor, el corno inglés y el oboe barítono. Inspirados en ellos trabajamos el gesto de medir los distintos compases. Al disponer de los instrumentos en el aula la actividad tiene aún más sentido, aunque no es imprescindible tenerlos físicamente para llevarla a cabo.

La actividad es muy sencilla y puede adornarse todo lo que queramos. Primero presentamos cada uno de los oboes:

  • el “normal” (el oboe Soprano, en Do). Lo medimos, comparado con nuestra altura, lo tocamos un poco… Es el oboe que todas y todos tenemos y con el que estamos más familiarizados. Podríamos decir que es el pequeño de la familia; estiramos los brazos hacia abajo, con las palmas de las manos hacia el suelo.
  • El oboe de amor, en La. Escuchamos su sonido tan especial, incluso siendo tan parecido de tamaño a los oboes soprano. Es un instrumento que pondremos cerca del corazón, gesto de brazos cruzados al pecho.
  • El corno inglés, en Fa. Es más grande, y aunque tiene un sonido especial no nos cabe en el corazón, así que abriremos los brazos de lado a lado para mostrar su tamaño.
  • Seguro que pasamos un buen rato explorando el siguiente oboe: el Barítono, en Do. Llama mucho la atención a niñas y niños por ser un instrumento tan grande (para ser un oboe) y por su sonido grave. Para señalar su tamaño ahora subiremos los brazos bien arriba.

Ahora que tenemos los cuatro gestos, podemos jugar a utilizarlos y nombrar sus correspondientes oboes en diferentes órdenes. Podemos tocar un oboe y el alumnado, de espaldas, tiene que mostrar cuál de ellos es con el gesto de sus brazos. Y, sobre todo, podemos ordenarlos (soprano, amor, corno, barítono) para seguir música que cantemos, escuchemos o toquemos en el compás de 4/4.

La ventaja del gesto que resulta de este juego es lo amplio y claro que resulta. Cuando lo utilicemos al cantar o tocar una melodía será más fácil encajar las diferentes figuras en el compás que si sólo movemos la mano con un pequeño movimiento casi circular, como solemos ver hacer a muchas alumnas y alumnos.

No sólo podemos trabajar el 4/4. El 3/4 será el compás que no tiene oboe de amor, mientras que el 2/4 sólo tendrá el más pequeño y el más grande.

Espero que la actividad os sea de utilidad, y no sólo a oboístas. Prácticamente todos los instrumentos tenemos en nuestra familia las 4 voces y seguro que podemos adaptar la idea fácilmente.

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>