Mini Mundo Oboe - Música, oboe, educación y otras cosas sin importancia

El Rey de Rayen

El rey de Rayen tenía una curiosa manía: cada noche, antes de dormir, tenía que probar varios sombreros. Grandes, pequeños, de ala ancha o estrecha, de copa, o incluso gorras. El monarca no se iba a dormir hasta haber encontrado un sombrero de su gusto.

Le gustaba probar esos sombreros con una elegante pluma y le gustaba comprobar si con ella podía hacer cosquillas a sus ayudantes; le gustaba probar elegantes sombreros de copa, cuanto más altos, mejor. Le gustaba probar sombreros enormes, con adornos que podrían decorar toda una fiesta ducal, y le encantaba encontrar sombreros de mago para después buscar y perseguir a los sorprendidos conejos.

Hay quien diría que el rey de Rayen era un excéntrico, o un loco. Hay quien pudiera haber pensado que tenía demasiado tiempo y dinero. A los habitantes de Rayen, sin embargo, les parecía algo de lo más normal. Y es que entre los habitantes del pequeño planeta quien más y quien menos tenía 10 cabezas. El estatus e importancia de cada cual venía dado el número de cabezas que tenía y por el tamaño de las mismas…

Sin lugar a dudas, el monarca no era el personaje más envidiado por sus policéfalos congéneres.

Leave a reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>