Mini Mundo Oboe - Música, oboe, educación y otras cosas sin importancia

Un oboísta, Metallica y un señor de Grecia

Menudo cóctel, ¿no?, ¡a ver quién se deja ahora este artículo por leer! Porque claro, pensaréis que el título es un gancho que no tiene nada que ver con lo que se escribe a continuación…

¡para nada! Y si no me creéis, aguantad unas líneas más…

Uno de mis discos favoritos desde hace muchos años es S&M, el álbum que grabó la banda norteamericana Metallica con la orquesta Sinfónica de San Francisco. Si bien no es el único disco en el que se mezcla el Rock con la música clásica, para mí es el que mejor combinación ha logrado entre ambos mundos. ¿Y quién es el principal artífice de esta joya, adivináis?

¡Correcto, un oboísta! Oboísta, teclista, compositor, letrista, arreglista, … el mismísimo Michael Kamen

¿Y qué hizo este tipo?… nada, algunas cosillas sin importancia, cito algunas: Leer más…

Classic of The Week – Semana 1

Jam of The Week es un proyecto que comenzó el trompetista americano Farnell Newton para él y sus alumnas/os. Propuso que cada semana cada cual subiera a Instagram un vídeo tocando un pequeño fragmento de un tema de Jazz. La cosa creció y hoy en día Jam of The Week es una comunidad con casi 50000 participantes de todo el mundo.

Sin pretender llegar a tanto, propongo a toda/o aquel que quiera participar que recreemos esta idea, pero en música clásica. Iré subiendo al blog la propuesta semanal Leer más…

47 Conferencia Internacional de la IDRS – Cara “B”

Hace unos días, un grupo de oboístas y fagotistas del Conservatorio Profesional de Música de Jaén dimos por terminadas nuestras vacaciones para poder participar, vivir y disfrutar de la 47 Conferencia Internacional de la IDRS (la asociación internacional de oboístas y fagotistas), ¡y vaya si lo hicimos! Pudimos ver conciertos fabulosos, asistir a ponencias, visitar expositores con novedades muy interesantes, reencontrarnos con viejos compañeros y compañeras y hacer nuevas amistades.

Todo ello es lo que esperábamos encontrar. Sin embargo, en este artículo me gustaría dejar para el recuerdo algunos detalles que quizá no han sido tan evidentes, los podemos catalogar como Cara “B”: cosas que me han sorprendido, me han agradado, o me han hecho pensar. Son 6 detalles que comparto con todo el mundo, pero especialmente con el alumnado del Conservatorio. Desde aquí invito a todas y todos ellos a escribir en sus respectivos blogs sus caras “B”.

¡Vamos a ello!

  1. Para comenzar, destacar que los dos profesores de fagot del Conservatorio de Jaén han participado como intérpretes en los multitudinarios conciertos del auditorio Manuel de Falla, y ambos con actuaciones sobresalientes, Leer más…

Hikari Ōe

Ayer estuvimos jugando en clase, independientemente del nivel del alumnado, con esta bonita pieza del compositor japonés Hikari Ōe.

He conocido la historia de Hikari a través de un famoso hilo del tuitero @hombrerevenido. La verdad es que no la conocía en absoluto y me ha parecido preciosa.

Hikari nació en 1963 con una hidrocefalia severa. Los médicos dijeron a sus padres que podían operarlo, pero les aconsejaron dejarlo morir, pues en caso de superar la operación el niño sería poco más que un vegetal. El niño sobrevivió, aunque las secuelas fueron muy importantes: epilepsia, retraso en el desarrollo, discapacidad visual, y una coordinación física limitada.

Sus padres, pese a verse moralmente hundidos, siempre pusieron todo su corazón en Hikari. A los pocos años de edad, durante un paseo por la naturaleza, advirtieron que el niño reaccionaba ante el canto de un pájaro. Decidieron adquirir una buena colección de discos de trinos, con la que Hikari se entusiasma. Leer más…

El motivo BACH, o cómo hacer música de tu nombre

Cruz de Bach

¿Qué puedes hacer cuando todas y cada una de las teclas de tu órgano están destrozadas de tanto explorar tonalidades, cuando tu catálogo de partituras supera el millar, cuando has compuesto música para duques, príncipes y reyes, cuando tienes tantos hijos que casi eres incapaz de recordar todos sus nombres, cuando intuyes que generaciones enteras apreciarán tu música y aprenderán de ella, cuando te llamas Johann Sebastian Bach.

¡Pues inventar algún jueguecillo, claro!

¿Acaso creéis que Bach estaba todo el día con cara de pocos amigos? ¡Os he pillado! Yo también tengo la imagen de un viejo gruñón, no os preocupéis. Es lo que tiene no tener Instagram en la época, te hacían algunos cuadros y si no reías ese era tu problema. Bach era un gran amante de enredar sus partituras con secretos escondidos y mensajes ocultos. Si queréis corroborarlo podéis echar un vistazo a la Ofrenda Musical que compuso para Federico II el Grande, ¡me hubiera encantado ver la cara del monarca mientras descubría cada matiz del conjunto de piezas que le fue dedicado!

El caso es que estaba el de Eisenach componiendo la que posiblemente fue su última pieza, El arte de la fuga. En el último contrapunto se le ocurrió en un momento incluir un sujeto que comienza por cuatro notas. Si las escuchamos aisladas de todo contexto se nos presenta una melodía no demasiado prometedora. Escuchad:

Esto de si la melodía era muy tarareable o no a Bach le preocupaba un pimiento. Toda su carrera compuso sobre cualquier propuesta, por enrevesada que fuera. Pero estas cuatro notas eran algo importante, tanto que Leer más…