Mini Mundo Oboe - Música, oboe, educación y otras cosas sin importancia

El motivo BACH, o cómo hacer música de tu nombre

Cruz de Bach

¿Qué puedes hacer cuando todas y cada una de las teclas de tu órgano están destrozadas de tanto explorar tonalidades, cuando tu catálogo de partituras supera el millar, cuando has compuesto música para duques, príncipes y reyes, cuando tienes tantos hijos que casi eres incapaz de recordar todos sus nombres, cuando intuyes que generaciones enteras apreciarán tu música y aprenderán de ella, cuando te llamas Johann Sebastian Bach.

¡Pues inventar algún jueguecillo, claro!

¿Acaso creéis que Bach estaba todo el día con cara de pocos amigos? ¡Os he pillado! Yo también tengo la imagen de un viejo gruñón, no os preocupéis. Es lo que tiene no tener Instagram en la época, te hacían algunos cuadros y si no reías ese era tu problema. Bach era un gran amante de enredar sus partituras con secretos escondidos y mensajes ocultos. Si queréis corroborarlo podéis echar un vistazo a la Ofrenda Musical que compuso para Federico II el Grande, ¡me hubiera encantado ver la cara del monarca mientras descubría cada matiz del conjunto de piezas que le fue dedicado!

El caso es que estaba el de Eisenach componiendo la que posiblemente fue su última pieza, El arte de la fuga. En el último contrapunto se le ocurrió en un momento incluir un sujeto que comienza por cuatro notas. Si las escuchamos aisladas de todo contexto se nos presenta una melodía no demasiado prometedora. Escuchad:

Esto de si la melodía era muy tarareable o no a Bach le preocupaba un pimiento. Toda su carrera compuso sobre cualquier propuesta, por enrevesada que fuera. Pero estas cuatro notas eran algo importante, tanto que Leer más…

¡Que viene la quinta!

dice-161376_640

Llamadme loco, pero hoy os voy a confesar algo: ¡siento predilección por las canciones número 6 de cualquier álbum! 

¿Os he arrancado al menos una sonrisa? No disimuléis, seguro que vosotras y vosotros también tenéis vuestras manías. La cosa viene de lejos, la verdad (momento “abuelo cebolleta”), de cuando se compraban discos en CD. Resulta que llegó a mis manos el flamante “Ballbreaker” de AC/DC, un álbum que incluye el tema “Hard as a Rock”, con uno de los riffs más famosos de la historia del rock. Pero a mí me llamó más la atención la pista número 6, “Burnin’ Alive”, que se convirtió en uno de mis temas favoritos por mucho tiempo. En consecuencia, desde entonces mi atención hacia la pista número 6 de cualquier otro disco fue mucho mayor, e incluso mi ánimo por que esa pieza me gustase aumentó considerablemente. Leer más…

El Concierto de Oboe de Beethoven

BeethovenGhostManuscript¡Ey, esperad! Este no es un artículo de análisis musical. No voy a presentar la estructura de la pieza, ni voy a bombardearos con las mejores interpretaciones que podéis escuchar de la misma. ¡Desde luego que no!, ¿por quién me habéis tomado?

Y ya me gustaría poder hacerlo, aunque tengo un pequeño problema: ¡no hay ningún concierto de Beethoven para oboe! O para ser más exactos, ningún concierto completo; así con todas sus partituras, compases y esas cosas que suelen utilizarse para hacer conciertos de música clásica.

Pero no os preocupéis. Aún así, todavía creo que puedo ofreceros un artículo interesante. Podríamos llamarlo algo así como de arqueología musical. Leer más…

Características de las tonalidades

bottles-631731_640

La inquietud por explorar las distintas tonalidades ha sido una característica común a muchos grandes genios de la música.  J. S. Bach es el máximo exponente en este aspecto, siempre estuvo muy interesado en el estudio de las tonalidades y su retórica.
Aunque cada persona es un mundo, a lo largo de la historia diferentes músicos y teóricos han tratado de describir en palabras el carácter de cada tono. La lectura de estos textos es una buena forma de acercarnos a la estética musical de cada época.
Aquí he recogido las ideas que plasmó Christian Schubart, un compositor, organista y musicólogo alemán de finales del siglo XVIII. En su tratado Ideen zu einer Aesthetik der Tonkunst presenta las “Características de las tonalidades”. Para él los tonos con bemoles son melancólicos, mientras que los de sostenidos son fuertes y pasionales. Los tonos sin alteraciones son simples e inocentes. ¡Aquí van sus descripciones! Leer más…

Strauss, si quieres vuelves…

En 1945 John de Lancie, un joven soldado americano, conoció en Alemania al gran Richard Strauss (no, no es el de los valses)

Bueno, en realidad no era un soldado cualquiera, era un excelente oboísta, ¡y encima con enchufe! Había tocado bajo la batuta de Reiner, afamado director de la orquesta de Pittsburgh, especialista en la música de Strauss y viejo amigo del gran compositor. Con una carta de presentación así es normal que De Lancie se hiciera casi uno más de la casa por unos días, haciendo amistad con toda la familia.

El caso es que en una de estas profundas conversaciones que los grandes compositores tienen con sus admiradores, De Lancie comentó a Strauss lo bien que cuidaba las melodías del oboe en sus piezas, y le preguntó que si alguna vez se había planteado escribir un concierto para Leer más…