Mini Mundo Oboe - Música, oboe, educación y otras cosas sin importancia

Miedo escénico, ¡trabájalo en 3D!

Te preguntarás, ¿por qué trabajar el miedo escénico en 3D?…

o quizá, ¿por qué trabajar el miedo escénico?…

o, ¿de qué narices habla este hombre?

Hablo de un problema que tienen muchos y muchas profesionales hoy en día. La ansiedad escénica no afecta sólo a nuestros queridos alumnos y alumnas, que en ocasiones sufren más de la cuenta por una “simple” audición. El miedo escénico puede afectar a cualquier profesional en cualquier momento de su carrera; vale la pena dedicar parte de nuestro tiempo a prevenirlo y a encontrar herramientas para afrontarlo en el caso de que éste aparezca.

En este artículo hablo de tres dimensiones porque quiero compartir una imagen que me acompaña desde hace mucho tiempo. No es nada revolucionario ni es lo más avanzado en el tema, pero al menos a mí me ayuda bastante a la hora de prevenir situaciones desagradables del alumnado ante el público.

La imagen a la que me refiero es la siguiente: Leer más…

Presentación Emocionar y Educar – Música

El pasado 8 de Febrero tuve la suerte de compartir un buen rato con varias compañeras y compañeros docentes en el CEP de Jaén. Desde aquí va mi agradecimiento por su amabilidad y por el estupendo ambiente generado, en este curso aprendí muchísimo.

A continuación os dejo la presentación que preparé para la ocasión. Seguramente esta entrada tenga más interés para mí que para vosotros, pero creo que todo aporte que acredite a la música como parte esencial de nuestra educación es positivo de un modo u otro.

En la ponencia hablamos de las competencias emocionales de Goleman, las referidas a uno mismo y las referidas a nuestra relación con los demás, las referidas al conocimiento o comprensión y las referidas a la acción. En el pequeña inmersión que hicimos sobre las mismas no puedo dejar de hacer referencia a los excelentes vídeos que Antonio Domingo tiene al respecto, y que Leer más…

El motivo BACH, o cómo hacer música de tu nombre

Cruz de Bach

¿Qué puedes hacer cuando todas y cada una de las teclas de tu órgano están destrozadas de tanto explorar tonalidades, cuando tu catálogo de partituras supera el millar, cuando has compuesto música para duques, príncipes y reyes, cuando tienes tantos hijos que casi eres incapaz de recordar todos sus nombres, cuando intuyes que generaciones enteras apreciarán tu música y aprenderán de ella, cuando te llamas Johann Sebastian Bach.

¡Pues inventar algún jueguecillo, claro!

¿Acaso creéis que Bach estaba todo el día con cara de pocos amigos? ¡Os he pillado! Yo también tengo la imagen de un viejo gruñón, no os preocupéis. Es lo que tiene no tener Instagram en la época, te hacían algunos cuadros y si no reías ese era tu problema. Bach era un gran amante de enredar sus partituras con secretos escondidos y mensajes ocultos. Si queréis corroborarlo podéis echar un vistazo a la Ofrenda Musical que compuso para Federico II el Grande, ¡me hubiera encantado ver la cara del monarca mientras descubría cada matiz del conjunto de piezas que le fue dedicado!

El caso es que estaba el de Eisenach componiendo la que posiblemente fue su última pieza, El arte de la fuga. En el último contrapunto se le ocurrió en un momento incluir un sujeto que comienza por cuatro notas. Si las escuchamos aisladas de todo contexto se nos presenta una melodía no demasiado prometedora. Escuchad:

Esto de si la melodía era muy tarareable o no a Bach le preocupaba un pimiento. Toda su carrera compuso sobre cualquier propuesta, por enrevesada que fuera. Pero estas cuatro notas eran algo importante, tanto que Leer más…

Ser música

by andresparada 0 Comments

lapland-139186_640

Cada persona vive la música desde una perspectiva muy personal. Puede que seamos muy analíticos y disfrutemos encontrando las relaciones entre las distintas partes de cada pieza, puede que nos guste una voz determinada y la sigamos olvidando o dejando en un segundo plano a todas las demás, o puede que nos guste dejarnos llevar por las vibraciones sonoras, sin pensar en nada más. Hoy os voy a hablar de una música muy especial, los yoik

El Yoik es la música tradicional del pueblo Lapón. ¡Sí, Laponia, donde vive Papá Noel!

El pueblo Lapón, también conocido como Sámi, no tiene un territorio político propio. Ocupa la zona norte de la península escandinava, en territorios de Noruega, Rusia, Suecia y Finlandia. La gente Sami siempre se ha considerado parte de la naturaleza y en igualdad de condición con respecto a la misma. Tradicionalmente se han dedicado al pastoreo de renos, a la caza y a la pesca. Sus gentes, la naturaleza, eventos o enseñanzas para la vida conforman la mayoría de los yoik tradicionales.

¿Qué hace especial a un Yoik? Leer más…

“Jugar” música

by andresparada 0 Comments

bear-1332012_640

Es sabido que las diferentes lenguas son fiel reflejo de la cultura a la que pertenecen. Las palabras se crean, se modifican y se olvidan según las necesidades de la gente que las utiliza. Tan importante son para nosotros, como seres sociales, que existen modismos regionales, locales, o incluso familiares. Este factor tiene también su reflejo en el mundo de la música; sin ir más lejos podemos pensar en todos aquellos términos tomados del italiano (Allegro, Cantabile, Dolce, …) que en determinado momento histórico tuvieron que hacer un hueco a otros procedentes de otros idiomas (Langsam, Fröhlich, Brief, …) Esas gentes sintieron la necesidad de utilizar términos cuyas connotaciones controlaban con facilidad.

El lenguaje también tiene su influencia a la hora de elegir estrategias de aprendizaje. Fijaos en este compás: Leer más…