Mini Mundo Oboe - Música, oboe, educación y otras cosas sin importancia

La vieja Tata

by andresparada 0 Comments


A Pedrito no le gustaba jugar con la vieja Tata. Siempre que lo hacía terminaba enfadándose. Daba igual que ganase o que perdiera, siempre terminaba molesto de un modo u otro.

Cuando jugaba con Papá, o con Mamá, todo era mucho más fácil. Jugase a lo que jugase, siempre obtenía una fácil victoria. Si retaba a cualquiera de los dos a una partida de parchís, siempre terminaba ganando como por arte de magia; los dados parecían embrujados y las fichas de sus oponentes se situaban delante de las suyas propias tirada sí y tirada también. Si el juego era de cartas era necesario hacer varias partidas, porque Pedrito ganaba con tal facilidad que le sabía a poco una sola victoria.

Con la Tata, sin embargo, todo era mucho más difícil. En el parchís había días que hasta le dolía la cabeza de tanto pensar qué ficha mover. La vieja Tata no le andaba a la zaga, y tal era su estado de concentración durante las partidas que a veces ambos Leer más…

La reina sabia

by andresparada 1 Comment

La reina Mara era sin duda la monarca más importante que había tenido el antiguo pueblo de Tarmolín. Ricos, pobres, viajeras y viajeros, emisarios de otros reinos, …, toda persona que tuviese la suerte de conocerla quedaba absolutamente sorprendida de la paciencia, sabiduría y capacidad que tenía la reina para manejar cualquier situación.

Las malas lenguas decían que no todo era mérito suyo. En algún momento de su vida la reina había encontrado un objeto arcano, mágico, que tenía el poder de ofrecer a la dama la mejor solución a cualquier problema que se presentase. Tal objeto se decía que estaba guardado en la cámara real, bajo llave y a buen recaudo de fisgones y curiosos.

Estos rumores pasaron poco a poco a formar parte de la sabiduría popular, y la gente comenzó a fijarse muy bien en la forma de actuar de la reina. Así fue cómo Mario, el capitán de sus ejércitos, comenzó a sospechar que todos aquellos dichos y diretes fueran ciertos pues la reina, ante una amenaza de los vecinos del norte, abandonó el consejo de guerra para meditar en su cámara. Una vez salió de la misma parecía saber con total precisión de qué forma tenía que actuar su ejército para evitar una sangrienta guerra.

Ramón era primo de Mario, pero no sospechó de la soberana por habladurías del primero. Leer más…

El Consejo

by andresparada 0 Comments

Hubo una vez…

un consejo de tres sabios que todo lo sabían. La gente iba y venía desde todos los lugares del mundo con sus problemas, esperando que uno de los sabios tuviera la amabilidad de resolverlos.

Un día una niña muy pequeña se acercó a uno de estos sabios.

–¿Qué quieres preguntar, pequeña? –dijo el sabio, casi molesto por tener que malgastar una pizca de su tiempo en responder una pregunta infantil.

–¿Dónde se guarda el cariño?

El sabio quedó serio y pensativo un buen rato, tras el cual sólo tuvo una respuesta

–no lo sé, niña

Los otros dos sabios miraron muy mal a su compañero, e inmediatamente decidieron expulsarlo del consejo, ¡no saber una pregunta, y de una niña…!

Hubo una vez… Leer más…

El Muro

by andresparada 0 Comments

El muro era imponente, colosal. Más de 1000 soldados lo protegían día y noche. Un gesto sospechoso, una mirada un segundo más larga de lo esperado y tus problemas no habrían hecho más que comenzar. Los gigantescos portones de entrada eran de hierro, tan gruesos y pesados que hacían falta 20 bueyes para abrirlos y cerrarlos mediante un sofisticado sistema de poleas.

Sus constructores lo habían tenido claro desde el principio: nadie podría entrar en aquella ciudad sin una verdadera demostración de ser merecedor de tal privilegio. Quien tuviera los arrestos necesarios como para querer acceder allí adentro, tendría que superar siete abrumadoras pruebas. A saber:
Leer más…