Mini Mundo Oboe - Música, oboe, educación y otras cosas sin importancia

Classic of The Week – Semana 61

Menuetto 1 (de la Gran Partita) – W. A. Mozart

En el siglo XVIII estuvo muy de moda para quien se lo podía permitir, la interpretación en casas privadas de conciertos protagonizados por ensembles de viento, conocidos como Harmoniemusik. A este género pertenece esta Serenata en Si b, que posiblemente por un error editorial fue conocida como Gran Partita.

Para el especialista en música antigua Trevor Pinnock, el ánimo de la pieza va mucho más allá de un mero entretenimiento, una de las características de la Harmoniemusik. La instrumentación, con cuatro trompas en lugar de dos, ofrece un extra de soporte y colorido, y se percibe un ánimo de unidad en la pieza, de siete movimientos.

Classic of The Week – Semana 60

Finale (de la Sinfonía 5) – L. v. Beethoven

— Oye Ludwig, ¿cómo fue ese estreno de la quinta sinfonía?

— Bien bien, después de la cuarta, hacía falta algo movidito. Ahora a por otra

— ¿la sexta?

— ¡Claro!

¿Claro? ¡Claro que no! No hay mucha gente que trabaje de forma lineal. Si eres un genio igual un poco menos, y si te llamas Beethoven….

Classic of The Week – Semana 59

Les Folies d’Espagne (Tema) – M. Marais

La folía (la locura) es uno de los temas más antiguos y recurrentes de la historia de la música. Cientos de canciones han utilizado su patrón melódico y armónico, tanto de la conocida como folía temprana como de la folía tardía.

Sus raíces parecen estar asociadas a un baile primitivo que tuviera que ver con ceremonias de fertilidad. La folía temprana era una danza en compás ternario, con un acompañamiento sencillo y una desenfrenada puesta en escena, llena de movimiento y ruido.

Classic of The Week – Semana 58

The Drummer (de ‘Musical Toys’) – S. Gubaidulina

El mundo de la música clásica está lleno de anécdotas. Sofía Gubaidulina fue tildada durante años como una compositora «irresponsable» por el uso de afinaciones alternas en una Unión Soviética poco preparada para la búsqueda de nuevos caminos. Al evaluarla en su examen, Dimitri Shostakovich la animó a seguir con ese camino «erróneo».

The Drummer pertenece a una colección de 14 piezas, Musical Toys, que la compositora tártara definió como «miniaturas pictóricas», pequeñas piezas musicales que a ella le hubiese gustado tocar de niña. Sin embargo muy fáciles no son, la verdad sea dicha.

Classic of The Week – Semana 57

Allegro (del Concerto para clave y ensemble) – M. de Falla

Falla escribe en las notas al programa para el estreno de su Concierto para clave y cinco instrumentos que compuso esta pieza para Landowska “como homenaje a su arte genial, a su noble apostolado y a su obra de resurgimiento del clavicémbalo, sin la cual este admirable instrumento no tendría hoy otro interés que el de una curiosidad de museo”.

Wanda Landowska fue una importante intérprete de la primera mitad del sigo XX, especializada en la música de los siglos XVII y XVIII y una de las responsables del resurgimiento del clave.

Todo parece bucólico. Falla, impresionado por el genio de Wanda, compone una pieza que ella misma estrena en el Palau de la Música de Barcelona en 1926. La realidad fue algo distinta.